Domingo, 18 de mayo de 2008



Volvemos nuevamente a visitar la comarca sevillana del Aljarafe, donde afortunadamente la barbarie y la destrucción que durante los años treinta esquilmó gran parte del enorme patrimonio artístico que los siglos nos dejaron, permaneció en gran medida alejada y permitió que esta bella región conservase casi la totalidad de su heredad histórica.



La Hermandad de la Vera+Cruz de la aljarafeña localidad de Benacazón reside en la Ermita de la Santa Vera+Cruz, procesionando el Jueves Santo. Su farol devocional es el Santísimo Cristo de la Vera+Cruz, talla de enorme valor histórico y artístico, anónima del siglo XVI. Esta obra será tratada más adelante en este blog ya que se trata de una imagen en extremo interesante y venerable.



Nuestra Señora de los Dolores, la obra que hoy tratamos en este artículo, es la titular mariana de la corporación de la Vera+Cruz. Se trata de una excelente talla de María Santísima anónima del siglo XVIII, aunque sensiblemente modificada a lo largo de los años. En su estado original, se traba de una talla que se disponía arrodillada, con las manos juntas en oración. Antonio Eslava Rubio en 1973 le realizó nuevo candelero en posición erguida, sustituyendo las manos originales entrelazadas por un nuevo juego separado realizado por el mismo autor carmonense y que es el que actualmente luce. Luís Álvarez Duarte, quien efectuó la última restauración sobre la talla, atribuyó la imagen a las gubias del maestro Cristóbal Ramos Tello, atribución esta que me parece notablemente acertada. El rostro de la dolorosa, que es la única parte original que se conserva, está realizado en terracota.



A pesar de la adaptación sufrida, el rostro de la imagen se nos antoja relativamente intacto, y en todo caso fiel a su estado original, dado también el hecho de que la terracota (barro cocido) es un material sobre el que difícilmente pueden realizarse retoques durante una intervención o restauración mal encauzada. Sobre el estado de la policromía resulta más complicado pronunciarse, aunque la comparación con antiguas instantáneas nos trasmite total fidelidad al original. Respecto a la adaptación realizada sobre la obra, recordemos también la ejecutada sobre la sevillana Virgen de las Aguas, obra también de Cristóbal Ramos, pero que sufrió quizá mayor intervención sobre el rostro durante el proceso, idéntico por lo demás al anteriormente mencionado en el caso de la dolorosa de Benacazón.



Elegante y academicista, las gubias del gran maestro escultor Cristóbal Ramos parecen dejarse influir por la estética imperante en la época, produciendo una talla de características muy al gusto cofrade, de finas y delicadas facciones, enorme belleza en su concepción general a la misma vez que recorridas por un transido dolor, exteriorizado en la pesadumbre de los ojos enmarcados por finas cejas levemente fruncidas y el gesto de una boca de modelado exquisito, que nos deja entrever los dientes superiores y la lengua. La obra, ejecutada durante el último tercio del siglo XVIII, inclina la cabeza hacia su derecha y abajo, siendo el ovalo de agradables facciones afiladas, mostrando un pequeño hoyuelo en la barbilla, rasgos estos que junto a la femenina belleza de la obra parecen anunciarnos las trazas generales que depurará con posterioridad aplicándoles una interpretación propia su, en cierta medida, más alabado y apreciado alumno (sobre todo por el “mundillo” cofrade) Juan de Astorga, cuyo nombre acabaría siendo bastante más conocido que el de su maestro.



Excelsa pues se nos muestra esta corporación de la Vera+Cruz de Benacazón, quién además de poseer el bien de mayor valor del que una hermandad pueda vanagloriarse, como lo son dos titulares absolutamente extraordinarios, tiene la dicha de procesionarlos sobre dos andas notablemente acertadas: elegante y sobria caoba iluminada por hachones para el crucificado; elegante palio de Rodríguez Ojeda para la dolorosa. Notable Jueves Santo pues el que puede disfrutarse en la villa aljarafeña de Benacazón.

Rogelio Rubio Segura


Publicado por cautivoservita @ 3:49  | Siglo XVIII
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 04 de febrero de 2009 | 15:49
Para el creador de esta pagina, en primer lugar agradecer de la foto de nuestra dolorosa y en segundo lugar aclarar un par de cuestiones. En primer lugar Don Luis Alvarez Duarte no ha restaurado en ningun momento a Nuestra amantisima titular, el lo unico que hizo fue reponer la p?rdida de pesta?as que sufria, y en segundo lugar la virgen siempre ha sido atribuida a Cristobal Ramos, no ha sido el citado artista quien la atribuye, incluso antes de que eslava rubio la pusiera de pie y le hiziera sus preciosas manos abiertas ya los antiguos de nuestro pueblo ya se la atribuian al maravillo escultor Cristobal Ramos. Gracias